Acerca de


 
ARTE ANTIGÜEDADES Y LIBROS -ECOARTES-
 

Es un negocio en el que se comercian objetos, libros, cuadros y otros coleccionables antiguos, así como algunas obras de arte contemporáneo. Este anticuario fue inaugurado en el año 1975 ocupando un espacio en la carrera 8va con calle 9, en frente al Palacio de Nariño y más específicamente al observatorio del sabio Celestino Mutis.

A principios de los años noventas, el negocio fue ubicado en la esquina de la carrera 13A con calle 84, en la incipiente Zona Rosa, lugar en el que se consolidó un pequeño grupo de entusiastas alrededor del tema de las antigüedades.

Para el año 2004, el negocio se estableció en la calle de los Anticuarios -calle 79B, entre las carreras séptima y novena-. Lugar en el que funciona actualmente.

El anticuario cuenta con gran variedad de piezas representativas que han sido adquiridas por coleccionistas consolidados e insipientes. Nuestros clientes tienen acceso a diferentes tipos de objetos coleccionables como: cuadros antiguos y obras contemporáneas, objetos decorativos, mobiliario, libros, grabados, fotografías, y en general un amplio espectro de coleccionables. Igualmente se ofrecen servicios de avalúos y peritazgos para piezas individuales, colecciones particulares o institucionales.

El anticuario ha sido gestionado por Enrique Cárdenas Olaya y Beatrice González Jacquet, quienes han logrado establecer una amplia trayectoria como negociantes, avaluadores y restauradores de objetos coloniales, cuadros de finales de siglo XIX, escuela de la sabana, libros y ediciones, porcelanas europeas entre otros.
 
ACERCA DE LAS ANTIGÜEDADES
 
Resulta difícil describir las sensaciones que una antigüedad puede despertar en las personas más sensibles al paso del tiempo y al desarrollo de la cultura. Un objeto creado hace siglos, o incluso décadas, puede significar un hallazgo incomparable para un investigador al punto de cambiarle la vida.

Libro de Poesías Épicas – (Alemán)

Impertinentes

Una evolución de los impertinentes, también relacionada con los telescopios, son los gemelos de teatro, fruto de los trabajos desarrollados en torno a 1800 por el óptico austriaco Johann Friedrich Voigtlander y el científico inglés J.T. Hudson.

Muy demandados para mejorar la visualización de las representaciones desde cualquier ángulo de la sala gracias a sus dispositivos de aumento, conjugaron estética, adorno comodidad y eficacia y, pronto, se convirtieron en un ‘gadget’ de moda que atraía a una clientela selecta.